camaron paco de lucia

Camarón de la Isla”, cantaor Flamenco y figura clave para entender el género, alojado en las Ramblas, “por Bulerías”  y un paseo por  La Mina.

Su andanzas por medio mundo le trajeron muchas veces a Barcelona. Ciudad, por la cual. sintió un cariño especial -donde podía dar rienda suelta a su Bohemia-. Con CAMARÓN,  queremos empezar a escribir la historia del Flamenco, en Barcelona. Con testimonios de primera mano, que nos puedan hacer entender la vinculación de esta ciudad con el FLAMENCO.
camarón tomatito
Carlos Lencero, escritor,  y Flamenco, ha sabido como pocos captar la esencia de ese genio de la música. Nos cuenta en su libro: “SOBRE CAMARON”, una anécdota al hilo de lo anterior. El cantaor, como buen aficionado, busca en el barrio de Sant Roc – Badalona-, herencia del Somorrostro , al Tío Enrique.  El motivo era escucharle cantar sus célebres tarantos, que Lole y Manuel, grabaron en su disco Pasaje del Agua.

A las seis de la mañana
se levanta mi marío
a las seis de la mañana
se toma el café bebío
y se va pa las minas
con el cigarro encendido

Estuvo alojado como en muchas ocasiones, en los Apartamentos Cosmos, em las Ramblas. Todavía tos camareros mayores, recuerdan las aventuras de Camarón por allí. Corren los años 80…
“Fue precisamente en un viaje a Barcelona junto a su amigo Bambino cuando le ocurrió una de las anécdotas más espectaculares de su vida. Se instalaron en plena Rambla barcelonesa el Hotel Cosmos esquina con Escudellers. El inquieto Camarón llevaba una idea preconcebida: escuchar al Tío Enrique cantar por sus célebres tarantos, y, a ser posible, grabarlo. Adquirió una de esos radiocasetes con mil botones y después de hacerse con la dirección del cantaor se dirigió allí para cumplir su objetivo. Al parecer, según contaba después, pasó horas escuchándolo y grabándolo. Cuando regreso al hotel se dispuso a escuchar su tesoro junto a Bambino. Apretó un botón, luego otro, otro, otro; luego de dos en dos; de tres en tres; no salía el más mínimo sonido. ¡No había grabado nada! Tremenda mente irritado, arrojo el enorme aparato por una de las ventanas de las que daban a la calle Escudellers

-cita del libro “SOBRE CAMARON la leyenda del cantaor solitario” Alba Editorial

camaron con tomatito barcelona festival de la caixa poble espanyol
En 1980, se inaugura  el Festival de Flamenc de Barcelona organizado por La Caixa.  Durante muchos años -hasta su lamentable clausura- se convirtió en un referente de las citas flamencas. Todos los grandes de la época-con la excepción de Antonio Mairena, al que su estado físico y anímico no le dejaba salir de Sevilla– participaron en alguna de sus ediciones. Como no,  allí tenía que estar Camarón. En el vídeo podemos ver el fin del concierto, “por Bulerías”, lo que le pedía todo el mundo esa noche. Un público en su mayoría gitano,  aficionados e intelectuales, que se rendían ante el genio, en el Poble Espanyol de Montjuic. Acompañado de su guitarrista, Tomatito, Camarón se acompaña con la guitarra que le prestó su amigo José Candado. VIVIRÉ
Verano del 2014.  Forum de las Culturas de Barcelona,  muy cerca del barrio de La Mina, reserva flamenca de la ciudad.  Se celebraron multitud de eventos, pero recuerdo una noche con el amigo de infancia de Camarón.  El cantaor gitano, leyenda viva del Flamenco, Alonso Núñez “RANCAPINO”. Estábamos en el camerino, su esposa ya fallecida, José Candado, Pere Celma,  pocos más,  la conversación en varios momentos paso por la figura de Camarón y la nostalgia de su ausencia.  Actuaba en el escenario principal y puso con su cante al público patas arriba. La fiesta seguirá en el barrio. Esa noche en otro escenario del Fórum estaba medio barrio de las 3000 viviendas sevillano. Martín, memorables sus chistes, y Juana del Revuelo, El Bobote, el Eléctrico…  se juntaron todos de juerga en un bar en la Mina , con la luz de la luna, de fondo el busto de Camarón.
Camarón en la Mina